Saltar al contenido

SOBRE LOS DISCURSOS QUE REPRESENTAN A LOS HOMBRES COMO VÍCTIMAS DEL FEMINISMO, entrevista en Radio Euskadi

enero 11, 2019

Ayer estuvimos en el programa Ganbara de Radio Euskadi (la radio pública vasca), pues querían escuchar la visión de asociaciones de hombres por la igualdad con respecto a los discursos anti-feministas y anti-igualdad de desde ciertos partidos políticos; basándose en una supuesta situación de discriminación y opresión hacia los hombres por parte de las mujeres feministas, y por parte de la administración y la legislación.

Lo siguiente es un extracto de la entrevista a nuestro compañero:

Este discurso es la versión moderna actualizada de una vieja ideología patriarcal que pretende a toda costa generar enfrentamiento y separación entre las personas. No busca corregir ninguna situación de injusticia, sino lo contrario, perpetuar una situación muy antigua de injusticia y explotación hacia las mujeres, y de condicionamiento de la vida de los hombres para obligarnos a reproducir unos roles que nos genera un profundo sufrimiento a nosotros mismos y a toda la sociedad.

El objetivo de este discurso es neutralizar cualquier avance hacia un modelo de sociedad igualitario entre todas las personas, sin excluir a nadie. Un modelo basado en el respeto, el cuidado, lo comunitario, el reparto justo de recursos y oportunidades, la calidad de las relaciones humanas, y en el desarrollo de una educación que fomente un pensamiento crítico y autónomo.

Esto es lo que teme este sistema, y lo que siempre ha temido, y en consecuencia, lo que siempre ha atacado con cualquier medio. Es un intento más de atacar a quienes tratan de cambiar el sistema.

Discursos y agrupaciones políticas como estas se dedican a generar un clima de tensión y crispación, un clima de “guerra” o enfrentamiento, en el que las personas nos sintamos amenazadas y con miedo. De este modo crean el caldo de cultivo ideal para que no nos encontremos y nos unamos, sino al contrario, peleemos entre nosotras y nosotros creyendo que es la otra quien me está maltratando, cuando en realidad es el sistema el que me está oprimiendo.

La realidad es que estos discursos son una estrategia para atacar a un movimiento que cada vez consigue tener más influencia, cuyo objetivo es acabar con los privilegios, el clasismo, la opresión, la explotación, la dominación, y el uso de la violencia como medio de mantener un status quo generador de sufrimiento generalizado. A esto se dedica el feminismo, los grupos de hombres por la igualdad, y muchos otros colectivos y personas que en sus áreas de influencia tratan de traer equilibrio a nuestra sociedad.

Partidos políticos como estos no son más que instrumentos al servicio de unas élites empeñadas en proteger sus propios intereses económicos. Su tarea es enturbiar el ambiente, generar confusión, levantar un torbellino de polvo que nos impida ver más allá, y nos impida encontrarnos y caminar juntas y juntos. Hombres con mujeres, mujeres con mujeres, hombres con hombres, o personas de cualquier otra identidad creen lazos de unión y solidaridad. No tiene nada que ver con defender a los hombres o con terminar con ninguna opresión, sino con atacar y boicotear cualquier intento de construir espacios comunitarios de solidaridad, fraternidad, escucha mutua. Esto es lo que más ha temido siempre el sistema, pues la forma en que consigue mantenerse es a través de la división.

Entre los líderes varones de esos partidos políticos y nosotros, en mi opinión, hay más cosas en común que diferencias. Estoy seguro de que ellos tampoco desean que su pareja mujer sea acosada en el trabajo o en la calle, o que violen a su hija o que tenga miedo de volver sola a casa por la noche, o que a él otro hombre le amenace violentamente por la calle y le de un puñetazo, o que su hijo menor sufra tocamientos y abusos sexuales por parte de sus profesores en la escuela; igual que tampoco deseó, si es que fue el caso, que su padre impusiera su voluntad sobre su familia mediante gritos, golpes y amenazas. En realidad, tampoco a ellos les interesa este modelo de masculinidad que reproduce tanta violencia. Tanto ellos como nosotros nos beneficiamos del feminismo y de la igualdad.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: