Skip to content

NUESTRO DISCURSO EN LA ENTREGA DEL PREMIO ‘ZIRGARI SARIAK’ 2016

marzo 10, 2016

Durante la ceremonia de entrega de premios tuvimos la ocasión de dirigir unas palabras al público. Esto supuso una ocasión de hacer “auzolan” (trabajo comunitario) dentro de nuestro grupo, así que dedicamos una reunión y varios días a encontrar las ideas que queríamos transmitir…con lo cual a revisar todo lo que este premio nos estaba suponiendo emocionalmente, ideológicamente y en relación a nuestra historia como grupo y personal.

Estas palabras significan nuestro posicionamiento ideológico, y nuestra visión del movimiento de hombres contra el sexismo y por la igualdad.

 

A continuación el discurso integro, aunque no leímos todo el contenido que aquí presentamos:

 

PALABRAS EN LA ENTREGA DEL PREMIO

         Agradecemos la entrega del premio, lo entendemos como un reconocimiento que recibimos el conjunto de grupos de hombres, compañeros que junto a nosotros trabajan en pro de unas relaciones justas e igualitarias entre hombres y mujeres. Sin ellos, habría sido mucho más difícil hacer este camino.

Los hombres aún no estamos en situación de ser un movimiento social. De momento  más bien somos sólo un “meneillo”, pero aunque pequeño aún, un “meneillo” necesario.

Esperamos que este galardón ayude a  que más hombres se vean reflejados en nuestra propuesta, y a que los que aún no se ven reflejados en ella no se conviertan en un obstáculo para este camino de cambio. Asimismo, en el caso de aquellos hombres que son un obstáculo a la igualdad, deseamos que este galardón sirva  para que no se sientan respaldados por el colectivo masculino. Es nuestra responsabilidad decirles alto y claro que ese no es el camino.

Esperamos también que ayude a entender que acabar con el sexismo y construir la igualdad es algo que nos corresponde tanto a mujeres como a hombres.

Dirigimos nuestro trabajo  a generar un cambio en los hombres, un cambio de comportamiento, ideológico, político, psicológico. En definitiva, un cambio no sólo social sino también íntimamente personal, pues también -y especialmente- con los pequeños actos diarios y con nuestro comportamiento cotidiano contribuimos a reproducir, fortalecer, justificar y preservar la opresión de las mujeres y la dominación masculina que afecta a todos y todas.

La igualdad no es sólo un fin, sino que es sobre todo un proceso que debe interiorizar cada individuo, desde sí mismo, con actos cotidianos.

NO entendemos este premio como un regalo sino como la exigencia de una tarea pendiente: como hombres tenemos la responsabilidad de acabar con el sexismo, puesto que nos beneficiamos de los privilegios y del poder que éste nos otorga por el mero hecho de nacer hombres.

Es esta una exigencia que viene acompañada de recursos y ánimo para que sigamos comunicando a los hombres que subirnos a este barco también nos beneficia, y mucho. Que navegar junto al Feminismo es algo en favor también de los hombres, y que hablar de igualdad es hablar de liberarnos los hombres de un modelo que nos comprime y que nos deshumaniza.

Queremos dejar claro que no somos hombres especiales o mejores que otros; somos perfectamente conscientes de que los hombres que formamos estos grupos seguimos desarrollando algunos comportamientos sexistas, o micromachismos, ante los cuales nuestros ojos siguen siendo ciegos. Al fin y al cabo, tantos siglos de patriarcado no se cambian con unas cuantas reuniones.

Por eso, reconocemos que nos dio un poco de vergüenza cuando nos propusieron recoger este premio.

Sin embargo, es cierto también que nuestra decisión personal de cambio y nuestro esfuerzo han dado frutos y eso mismo es lo que se ha reflejado en nuestro trabajo de grupo…igual eso es lo que hoy se está valorando.

Sabemos que nos queda mucho trabajo por hacer y, sobre todo, queremos hacerlo guiados por las mujeres, que son las que asumen el protagonismo en esta labor, y son quienes nos han ayudado a abrir los ojos.

Un premio como éste nos aporta un impulso en este camino, un soplo de ánimo para seguir aprendiendo y buscar nuevas formas de ser hombres que renuncian al sexismo.

Por ello, lo aceptamos agradecidos, y nos comprometemos a seguir trabajando para animar a los hombres a compartir con las mujeres la tarea de tirar de la zirga de la igualdad…tarea que tantas mujeres realizan y que hoy reivindicamos. Ellas son, vosotras sois, el día de hoy las verdaderas protagonistas.

 

RECIBIMOS PREMIO DE LA DIPUTACIÓN DE BIZKAIA (ZIRGARI SARIAK 2016)

marzo 10, 2016

El día 8 de Marzo participamos en una ceremonia de entrega de premios organizada por la Diputación de Bizkaia. Cuatro entidades de Bizkaia fuimos premiadas por nuestra trayectoria en favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

Este premio reconoce nuestra labor, y además consta de la entrega de 6000€ por parte de el banco BBK.

En el caso de Piper Txuriak esta es la categoría por la que lo recibimos:

  • Corresponsabilidad y Conciliación: destinado a Grupo de Hombres por la Igualdad ‘Piper Txuriak’, espacio de compañerismo y reflexión entre hombres en torno al sexismo y la masculinidad

Leer más sobre el premio aquí.

Para ver el VÍDEO DE PRESENTACIÓN DE PIPER TXURIAK elaborado por la organización del evento aquí.

Para ver el vídeo con imágenes del evento aquí.

Piper Txuriak en escenario, Zirgarisariak

todas las entidades premiadas en el escenario, Zirgarisariak

 

 

MEMORIA 2015

marzo 10, 2016

Durante el año 2015 estuvimos presentes mediante nuestra EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA en 15 municipios de Bizkaia (Alonsetegi, Durango, Derio, Bilbao, Lauro, Erandio, Galdakao…), en 4 de Nafarroa (Baztan, Noain, Lizarra, Olkoz), además de dos fuera de nuestro país: Castro Urdiales (Cantabria) y Terrasa (Catalunya). También la expusimos en Bilbao, en el autobús itinerante de Emakunde.

Además de impartir 5 CHARLA-TALLERES en algunos de estos lugares, entre ellos en la Escuela de Magisterio de la universidad pública vasca (EHU-UPV).

 

COLABORAMOS EN GUATEMALA TRABAJANDO CON GRUPOS DE HOMBRES

marzo 10, 2016

La ONG bilbaina OSCARTE nos pidió colaboración, y nos hemos ido a Guatemala durante 15 días. Desde el día 23 de febrero hasta el 3 de marzo, hemos trabajado con dos grupos de hombres, uno en la capital en el centro “Padre Navarro”, y otro en una zona rural cerca de La Antigua en el centro “Buen Pastor”. En total entre 35-40 hombres.

Además expusimos nuestra muestra fotográfica en el Centro Cultural Español de la ciudad de Guatemala, durante una semana coincidiendo. Y dirigimos una actividad de vídeo-forum en dicho lugar, mostrando por primera vez en público la ultima producción audiovisual “Relatos de nuevos hombres“. Participaron 30 hombres y mujeres, parte de ellas activistas feministas, además del equipo de dirección del centro.

También participamos en la dinamización de un encuentro entre los y las miembros del equipo de la ONG en Guatemala.

Ya de vuelta en casa, han quedado muchas puertas abiertas de personas que nos piden colaboración, además de acuerdos con OSCARTE para seguir alimentando la semilla que hemos ayudado a sembrar.

inv_NuevasMasc

ULTIMA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL: RELATOS DE NUEVOS HOMBRES

marzo 10, 2016

Os damos a conocer el último proyecto en el que ha colaborado nuestra asociación, con el que pretendemos sensibilizar acerca de la violencia sexista, el machismo y la dominación masculina. Es un trabajo audiovisual compuesto por cuatro cortometrajes (cuatro en euskera-vasco y otros cuatro en castellano) que en total suman 7 minutos. Pueden verse de manera separada, o en conjunto en un solo vídeo. También tenemos una versión con subtítulos en inglés.

Hemos reunido a 70 hombres de distinta edad, etnia, cultura, origen, oficio, lengua…todos residentes en el País Vasco, y una buena parte de ellos conocidos por destacar en el ámbito de la cultura, la música, el cine o el deporte.

Este es un nuevo proyecto financiado por Emakunde y Diputación de Bizkaia, y promovido por el Módulo de Asistencia Psico-social de Deusto-San Ignacio, con un equipo técnico bajo la dirección de Iratxe Mediavilla.

Hacemos la presentación pública el día 9 de Marzo.

Ver Facebook.

Versión con subtítulos en inglés:

CUSTODIA COMPARTIDA, NUESTRO MANIFIESTO

marzo 2, 2015

MANIFIESTO DE PIPER TXURIAK SOBRE LA “CUSTODIA COMPARTIDA

                Los cambios sociales impulsados principalmente por las mujeres, que a su vez han arrastrado a los hombres, nos han llevado a una realidad social en la que no sólo las mujeres se encargan de los trabajos de crianza y cuidados. Las mujeres van consiguiendo que sus vidas sean como ellas desean, y no como el sexismo les impone, y los hombres van comprendiendo que los trabajos de crianza y cuidado también les corresponden y realizarlos les beneficia.

Dicha situación impulsa un debate de carácter socio-jurídico acerca de la regulación de la atribución compartida de la “guarda y custodia”, popularmente conocida como custodia compartida”. Este es un término que nosotros consideramos inadecuado, aunque útil para entendernos, y proponemos sustituirlo por otro que sí refleje la relación con los y las menores que esperamos suceda. Hemos adoptado el término: “guarda y crianza”.

En tal debate, en el supuesto de separación de progenitores, suele imponerse un mal entendido sentido de la igualdad: se tiende a repartir los tiempos y responsabilidades de las y los menores (llamado custodias compartidas) como si el interés de las y los hijos no estuviera ligado al contexto previo del que provienen. Este se refiere a la dedicación, atención y respeto de sus hábitos y necesidades que ambos progenitores-as ejercieron en el pasado.

En este sentido, las estadísticas y lo que hasta el momento se observa en nuestra sociedad, describen una situación en que las mujeres continúan siendo quienes mayor implicación y compromiso tienen en la crianza. Esto es así incluso teniendo en cuenta la tendencia de los últimos años hacia una mayor implicación de los hombres en esta labor.

Por ello, pensamos que la “guarda y crianza” compartidas no debe entenderse como una imposición jurídica, sino como el resultado deseable de un ejercicio corresponsable de la paternidad y maternidad. Este debe ser ajeno a cualquier interés económico, o a cualquier interés que no sea el bienestar de los y las menores “custodiadas.

Creemos que el cambio en el modelo de masculinidad tradicional imperante en nuestras sociedades es la garantía para que contemos con unas legislaciones que impongan la corresponsabilidad. Ello conlleva una distribución equilibrada de los roles esenciales en la crianza, y la puesta en marcha de programas desde las instituciones públicas que fomenten en los hombres habilidades de crianza y cuidados, facilitándoles además que puedan ejercerlo responsablemente.

Entendemos también que el ejercicio compartido de la “guarda y crianza” exige condiciones psico-sociales y materiales que lo permitan, empezando por una adecuada comunicación y entendimiento entre ambas progenitoras-es, una proximidad domiciliaria, y una disposición horaria o de tiempo. Pensamos así porque no son los juzgados los responsables de su ejercicio, sino las personas adultas a su cargo.

Decir también que es un hecho que los juzgados de familia, los cuales atienden e imponen judicialmente la amplia diversidad de circunstancias que pueden darse, están saturados y se les hace difícil funcionar con eficacia.

EN CONCLUSIÓN: la “guarda y crianza” compartidas debe entenderse como una aspiración legítima y adecuada. Sin embargo, no debe ser otorgada obviando el contexto en el que viven los y las menores, ni las habilidades de crianza de la y el progenitor, ni tampoco cuando sus circunstancias (a nivel material y de disponibilidad) no lo favorezcan. Deberá individualizarse cada caso, sin que se haga una automática imposición de este derecho.

En base a todo ello, manifestamos:

1º Que la guarda y custodia compartida* de las y los hijos cuando las progenitoras-es viven separadas, debe llevarse a la práctica siempre que exista un contexto previo que así lo aconseje, y siempre que sea la opción mejor para una adecuada educación y desarrollo de los-as menores, y que sea la opción más congruente para el ejercicio de una paternidad y maternidad responsables.

2º Que dicha opción, al igual que todas las que afecten a los y las menores, deberá adoptarse en su beneficio, respetando en todo caso sus intereses, y favoreciendo que sus hábitos y condiciones de vida se mantengan. También deberá tenerse en cuenta la dedicación y atención que previamente tuvieron sus progenitores-as.

3º Que su puesta en práctica debe exigir, por su propia naturaleza, el mutuo entendimiento entre ambas progenitoras-es, sus habilidades en la labor de la crianza, su proximidad domiciliaria, y su disponibilidad de tiempo adaptada a los propios intereses de los y las menores.

4º Que cuando se den las anteriores circunstancias, la guarda y custodia deberá ser administrada por jueces-as de familia, quienes considerarán que el principio de igualdad no supone necesariamente un reparto idéntico de tiempos y responsabilidades. Por ello el hecho de atribuírsela únicamente a una de las partes deberá considerarse como un mal menor en beneficio de las y los menores.

5º Que ambos progenitores-as asumirán, proporcionalmente a los recursos materiales y económicos propios, los gastos de las o los menores así como de la vivienda familiar. Y que esto debe ser a favor del progenitor o progenitora más necesitada de protección.

* Guarda y custodia compartida: a nuestro entender es el reparto igualitario de las cargas, responsabilidades y tiempo libre de los y las hijas entre ambas progenitoras-es que hacen vida por  separado.

NUEVAS MASCULINIDADES Y FEMINISMO, ARTÍCULO

febrero 22, 2015

Uno de nuestros compañeros ha escrito este artículo con el fin de divulgarlo en las redes sociales:

NUEVAS MASCULINIDADES Y FEMINISMO

Los hombres hemos llegado tarde a la lucha por la igualdad, hemos dejado en manos de las mujeres una reivindicación que es de todas/os y hemos venido constituyendo una rémora para el movimiento feminista.

La deconstrucción de las estructuras patriarcales, solo puede contemplarse desde la toma de conciencia del conjunto de la sociedad, y desde el compromiso de los hombres en la renuncia a sus privilegios.

Las jornadas de 20 y 21 de Noviembre sobre la posición de los hombres ante el feminismo (*) han tratado de reconducir los movimientos de hombres por la igualdad hacia posiciones de convergencia con los feminismos, esclareciendo terminologías (los hombres también podemos ser feministas), y denunciando los comportamientos erróneos que los hombres hemos mostrado, en éste ámbito.

Para empezar, los hombres no podemos pretender liderar el movimiento por la igualdad, sería contradictorio con las actitudes que pretendemos deconstruir, y constituiría un paternalismo inasumible para movimientos que dentro del feminismo, llevan años de lucha, incomprensión y de acusaciones de radicalismo desde sectores del machismo recalcitrante.

El papel de los hombres, debe buscarse entre los propios hombres, en dos direcciones:

-Por una parte mediante el trabajo con nosotros mismos, una concienciación interna, reflexionando lo que de bueno tiene para el conjunto de la sociedad el movimiento por la igualdad, y mostrando actitudes no machistas en nuestra vida privada. Implicarnos en la corresponsabilidad, repartir el tiempo libre con nuestra pareja, repartir los cuidados hacia nuestros mayores, hijos o dependientes, intentar no imponer nuestros criterios, y mostrar actitudes de respeto, cariño, y cercanía hacia las personas con las que convivimos, sería un buen comienzo. En definitiva, desterrar en la medida de lo posible los micromachismos que empapan nuestra vida.

-Por otra parte, se echa en falta una denuncia pública hacia las actitudes machistas de nuestro entorno. Censurar a quien maltrata o alardea públicamente de su actitud autoritaria, recriminar los chistes y manifestaciones machistas, y fomentar conversaciones  constructivas en torno a la igualdad, los sentimientos o la familia, puede constituir una alternativa al futbol, política, trabajo y ocio que prolifera como temas estrella entre nosotros.

También resulta necesaria y adecuada nuestra presencia en las manifestaciones públicas por la igualdad, o contra la violencia machista, pero no en cabeza, ni tan siquiera en grupo, porque se ha comprobado que también en esto fomentamos el liderazgo de los hombres, sino de forma dispersa, acompañando en su caso a nuestras parejas, y dejando constancia de nuestra solidaridad, pero sin protagonismo.

Debemos fomentar y apoyar, políticas públicas que aseguren la presencia de las mujeres en los procesos de dirección de las empresas,  política, y sociedad en su conjunto, para lo cual los hombres, hemos de asumir una mayor implicación, en labores del hogar, cuidados, crianza y roles de los que con frecuencia nos autoexcluimos, porque sólo asumiendo nosotros mayor espacio en lo privado, las mujeres podrán acceder al público.

Creer que ya somos iguales, (como se aduce en algunos ámbitos) porque se hayan derogado las leyes que expresamente discriminaban, constituye un desatino, porque como expresaba Alexander Ceciliasson (*) en un reciente artículo de prensa, “tener derechos no significa nada, si esos derechos no se convierten en posibilidades”, por lo que los hombres, hemos de  “retroceder y callarnos”, pero no en forma pasiva, sino actuando y convergiendo en una agenda común con el movimiento feminista, para que la igualdad avance, y entendiendo que el empoderamiento de un colectivo discriminado, sólo es posible desde el compromiso por el cambio de los valores patriarcales.

Rafa Perez

Modulo Psicosocial de Deusto, Miembro de Piper Txuriak

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 42 seguidores